The Beatles Integral

The Beatles Integral

jueves, 1 de agosto de 2013

¿HAY VIDA DESPUÉS DE LOS BEATLES? THE JAM (I)




Cuando era joven (ays!!!) tenía un grupo. Prometo hablar de eso en un próximo, o no tan próximo, post. Las procedencias musicales de los distintos miembros eran muy dispares. Y a mí, como front-man y lider omnímodo del conjunto (¡toma ya!), me tocó la labor de buscar una inspiración, un nexo común que pudiese satisfacer los gustos de todos.

Así que les "vendí" a los Jam. Y recuerdo que, por alguna absurda razón, Carlos, el guitarra solista, leyó el libro de la editorial Júcar que le presté antes de escuchar una sola nota de la música del grupo de Paul Weller. Y se quedó prendado. No había escuchado una sola canción y ya amaba a mi grupo favorito.






Yo creo que eran las fotos. Cuando veías a Paul Weller, guitarra en ristre, dando un salto de metro y medio, o le contemplabas con una de esas poses tan adrenalínicas, con su corbata torcida y su Rickenbacker apuntando como una metralleta, ya sabías que allí había algo muy especial.

Y sin embargo...

                                                                   *

Tiendo a comparar a los Jam con la cerveza. La primera vez que la pruebas tuerces el rostro ante la extrañeza del sabor. Pero por alguna razón misteriosa, necesitas seguir probando.

La primera canción que escuché de ellos, en octubre de 1980, fue "Eaton Rifles".






"Eaton Rifles" es, efectivamente, como la cerveza. Allí está toda la música que me gusta... pero de una manera tan personal, tan especial.

¿Cómo lo explicaría? La austeridad del sonido es brutal, casi excesiva. Todo, desde la voz hasta esa guitarra solitaria que tiene que multiplicar su presencia con un talento fuera de lo común, pasando por un bajo que también tiene que hacer "horas extras" para suplir la ausencia de una guitarra rítmica convencional, aparece como recubierto por una neblina. Es enérgico, pero muy melancólico.

Los Jam tienen toda la música de antes. Ya hablé, al referirme a "Taxman", del impacto que me produjo ese homenaje tan singular a la canción de Harrison que contiene "Start!".






Pero esa "música de antes" recibe un tratamiento muy especial. De hecho, lo que me admira de la banda de Paul Weller es algo que sólo me pasa con ellos; y es que me obligan a preguntarme de dónde narices puede haberse sacado un ser humano semejante música. Me río de los que los encuadran, sin más, en el revival mod o de los que los tratan como unos nuevos Who. Qué va. Son algo absolutamente distinto, de otro planeta.

Lo vi claro cuando en diciembre de 1980 Rafel Abitbol comenzó a presentar las canciones del álbum "Sound affects".






Sí. A ese disco llegué a tiempo. Me pasé esa Navidad delante de mi equipo compacto, oyendo una y otra vez, con expresión alucinada, las canciones que había grabado.






Y no sé por qué. Quizás el efecto hipnótico que me producía esa música era excesivo. (¿Alguien podría explicarme qué quiere decir Paul Weller en "Man in the corner shop"?...). Pero el caso es que decidí retirarlo y dejarlo para un poco más adelante. Sólo dos años después me sumergí de manera definitiva en esa música. Fue el día que compré "The modern world"... Pero eso forma parte del segundo capítulo.


2 comentarios:

  1. hola Swann, la discografia de los Jam me parece imprescindible, tal vez sea acertado eso que dices de la cerveza.Estoy de acuerdo en que son mucho mas que revival mod o unos nuevos Who aunque (yo tambien tenia el libro de ediciones Jucar)Paul weller siempre hacia gala de su amor por los Beatles; ¿soy solo yo o el rasgueo de guitarra de It's too bad es calcado de She Loves You?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tarkin. Gracias por tu comentario.
      En la vida se me habría ocurrido relacionar "It's too bad" con "She loves you"... Pero vas y lo dices y... ¡Joder! ¿No es el rasgueo de "It´s too bad" una especie de "She loves you" pero en plan atormentado?...
      Mil gracias.

      Eliminar