The Beatles Integral

The Beatles Integral

lunes, 8 de julio de 2013

¿HAY VIDA DESPUÉS DE LOS BEATLES? PAUL COLLINS (I)




Olvidad lo dicho hasta ahora. El momento, el momentazo en el que supe que había vida después de los Beatles fue otro.

El escenario, otra vez el palacete ese de la calle Real. Allí estaba la chica rubia, dispuesta a ponerme discos. Yo había oído hablar de "The Beat". Incluso sabía que había dos grupos con el mismo nombre. Me tocó el americano. Y sonó esto:






Fue bestial. Los crescendos apoyados en el ritmo, esas secuencias en las que el bajo va cediendo ante el empuje de las guitarras con los power-chords y finalmente los acordes abiertos que suben y suben y suben... todo eso produce un efecto euforizante que para mí no tiene parangón en la historia del rock.

Escucharlo fue mágico. Yo no entendía lo que estaba pasando. Es un poco como nos sucede en música clásica con Mozart: da la sensación de que siempre había estado allí y de que un tío con una especie de genio infantil, elemental, llegó, se lo apropió... y zas. Te tienes que dar una palmada en la frente (sobre todo si eres Salieri) y exclamar: "¡Cómo he podido ser tan bestia como para no haberlo visto antes!".

Y cuidado, que no se trata tan sólo de esos "ataques aéreos" que salpican toda la canción y todo el disco. Mirad:






¿Habéis visto las armonías vocales? ¿Se puede hacer más con menos?

"The Beat" ha sido siempre el grupo de Paul Collins. "Paul Collins' Beat", claro. Pero en esa primera formación me parece a mí que el papel de Steve Huff, al menos con las armonías vocales, era esencial. Una delicia.

Se nota en esas canciones un poco más tranquilas (relativamente... más que nada cosa de velocidad) que salpican el disco, como la maravillosa "Different kind of girl".






Qué decir. Para mí este disco puede competir con la obra de los Beatles. (Vale, vale... probablemente perderá; pero competir puede). Si no lo conocías y estás sufriendo el spleen de una tarde de verano, consíguelo inmediatamente y sumérgete en su energía y me lo agradecerás toda la vida.






Hay un doble aspecto de la carrera de Paul Collins que me interesa destacar. Ha estado (y de algún modo está) muy vinculado a España. Sé que ha vivido aquí. No sé ahora. Eso nos ha dado múltiples oportunidades de verlo en directo. Y es una fuerza de la naturaleza. Sus conciertos en locales pequeños son un alarde de energía, de honestidad y de buen hacer. No os lo perdáís si podéis. Veréis cómo la vida sigue teniendo sentido después de...



9 comentarios:

  1. A mi también me cambió la vida este disco Miguel, y sus posteriores también. De ahí a los Plimsouls y ya tenemos medallas de oro y plata, no sé en qué orden , pero ya tenemos las dos primeras medallas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Plimsouls, Ángel, ocupan en mi "recorrido" un lugar muy especial. Ya llegaremos. Me encanta leerte por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo recuerdo que la primera vez que oí a este grupo no me llamó, pero años después los escuché en la radio y me enamoré... ¡Cómo cambiamos con el tiempo! Particularmente me gusta Different Kind...
    Saludos, Ale de http://aleleiva-rubbersoul.blogspot.com/ (Date una pasadita)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ale. Ahora mismo voy para allá, por supuesto.

      Eliminar
  3. Acabo de descubrir estos días tu blog, que me parece interesantísimo. ¡Qué despliegue de conocimientos musicales! ¡Gracias por los comentarios sobre cada una de las canciones de nuestro grupo favorito: The Beatles!

    ResponderEliminar
  4. Yo los estuve viendo una noche de las Navidades del 85 en el Florida Park, con un amigo. Me acuerdo que al final de la actuación ... ¡Repartieron bombones!

    Muy buenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menudo año el 85 para Paul Collins, con aquel minilp antológico! Bienvenido, JR. ¿Qué tal el reestreno de tu serie?

      Eliminar
  5. Gracias, no sabía nada de la serie, pero creo recordar que el que hacía de JR se murió este tiempo atrás...

    ResponderEliminar